Alicia Chamorro García
Alicia, fundadora de Cuéntame algo que me reconforte

Presidenta fundadora

Dirección y guionista

     Tercer Premio Nacional ‘Hospital Optimista’ al Mejor proyecto pediátrico de Humanización.

     Alicia Chamorro es enfermera y escritora. Ha cursado el máster oficial en Cuidados paliativos pediátricos de la Universidad Internacional de La Rioja. Recibió la Mención de Honor en su proyecto de investigación. Ha trabajado años en el Centro internacional de investigación y hospitalización de oncología de Bruselas, el ‘Institut Jules Bordet’. Además, es licenciada en Teoría de la literatura y Literaturas comparadas y tiene el curso especialista en Trabajo comunitario y Terapias narrativas. El gran impacto que tiene su obra literaria como acompañamiento de los niños con necesidad de cuidados paliativos y sus familias, la ha llevado al Congreso Mundial de Enfermería. Desde entonces, ha compartido en numerosos foros profesionales, tanto de índole nacional como internacional, el trabajo de innovación mundial de la asociación ‘Cuéntame algo que me reconforte’ fundada por Alicia en el año 2017.

     Junto a Francisco Serrano, es la guionista de las obras originales creadas para cada familia, además de ser la directora de cada proyecto. Tienen casi una veintena de producciones, de las cuales han llegado al público:

- Toñín, Lana y las perseidas.

- Convuelo y los superhéroes.

- Los guardianes de la puerta mágica.

- La Gran carrera.

   El Consejo General de Enfermería de España da a Alicia un espacio en su plataforma de difusión Bitácora Enfermera

   Ha publicado otros cuentos como:

Elena y su melena | Cómpralos en | Compra el cuento en itunes | GooglePlay

Ver un fragmento del videocuento

Un cuento para la autoestima cuando el cáncer se lleva el pelo también.

Blas y las pastillas mágicas | Cómpralos en | Compra el cuento en itunes |GooglePlay

Ver un fragmento del videocuento

 

Cuéntame algo que me reconforte’ es posible, es necesario, es vida al final de la vida. CAQMR no es un canto al entusiasmo; tampoco un grito de desesperanza: es una nueva forma de acompañamiento. Es un modo de inventar un tiempo de felicidad, un tiempo de vida.

Y con qué fórmula cerrar mi discurso: la muerte de un niño no cabrá nunca en una metáfora.

Alicia Chamorro